desnoticias

un sitio que, sin pretensión alguna, informa de lo que quiere

La muchacha que se hizo pasar por mujer

Posted by mnk en 15 diciembre, 2008

desnoticiasmathias222

Un día, hace ya años, en una de mis visitas de trabajo a una comunidad de la selva del Petén, inventé una historia. La inventé uniendo pedazos de realidades escuchadas. Si la protagonista quizás no existe igualita a lo contado, bien podría ser real.

Hoy quiero recuperar esta historia. Para acompañar esta foto de Mathias.

“Las lágrimas de tristeza de las mujeres de la comunidad, sus pocas sonrisas y su gran amor, han sido siempre la rama en la que me he agarrado para no naufragar” – Una muchacha descansa bajo un palo de guayaba y explica. Narra una vida de lucha, una vida de 18 años recién cumplidos que valen para siglos de existencia.

La muchacha anónima –“demasiados enemigos se gana una cuando se dicen verdades”- ya tiene empaquetadas sus pocas pertinencias para viajar a México. “Las ideas –dice- sólo se pueden combatir con ideas; no podemos combatir el dogmatismo con más dogmas… yo así lo entendí, en algún sitio debí de leerlo, pero estoy sola y ya no aguanto la presión”.

Tenía ella 16 años cuando en su comunidad se empezaba a plantear la posibilidad de construir un instituto. Un gran éxito, pues la Constitución de Guatemala en aquellos tiempos aún mantenía -sino del todo vigente, si al menos todavía escrito- la prohibición de la entrada de cualquier apellido indígena a la Universidad. ¿Para qué preocuparse, entonces, por la educación secundária?

Pero la lucha de organizaciones en pro a los derechos humanos habían conseguido hacer cierto el dicho: hecha la ley, hecha la trampa. Y con un sistema de becas y un currículum educativo adecuado, la Universidad abrió las puertas. Con dinero, abría las puertas.

Se construía, así, el tan esperado instituto en la comunidad. El principal problema era la falta de maestros capacitados. Ella, la muchacha, no aceptó ver las miradas de resignación de sus dirigentes, y trazó un plan. Se dirigió a COMADEP – ONG nacida en México que trabajaba para comunidades indígenas- y pidió una beca para estudiar para promotora de educación. Los principales requisitos: tener 18 años y el título de bachillerato. Ni una cosa ni la otra tenía ella. Falsificó su certificado de nacimiento y, en sólo 8 días y siguiendo un plan especial de profesionalización, aprobó los 4 años de bachillerato. Consiguió ser maestra en el nuevo básico y, con el tiempo, llego a ser la directora. Destacó por su lucha en pro a una educación no tradicional: una educación activa, propositiva y llena de valores.

Envidias de sus propios compañeros y presiones por parte de dirigentes gubernamentales le hicieron la vida imposible. Aún así, nadie supo de sus “trampas” hasta que ella misma las confesó a COMADEP. Esperando una represalia, recibió una felicitación. Su mirada escribía valentía en los ojos de quienes la observaban; y, como había leído ella en un artículo de la revista La Cuerda, una mirada es un acto profundo de comunicación, no un mero movimiento gratuito de los ojos. Aquella mirada, la de la muchacha, obligaba a reverencias.

Ahora, perseguida por un cáncer de mama, sueña con llegar a la Universidad. Todavía entonando la famosa canción “Mientras haya pueblo, habrá revolución”, prepara su viaje a México. La lucha nunca termina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: