desnoticias

un sitio que, sin pretensión alguna, informa de lo que quiere

Los olvidados nos recuerdan

Posted by mnk en 18 junio, 2008

Los espejos estan llenos de gente
Los invisibles nos ven

Los olvidados nos recuerdan

Cuando nos vemos, los vemos

Cuando nos vamos, ¿se van?
(Eduardo Galeano, espejos)


Recibo, de vez en cuando, cartas desde Guatemala que me acercan de nuevo a su realidad. Me apetece, hoy, rescatar algo de aquellos días. De ellos, que estando lejos, siguen conmigo.

– Rescato un artículo sobre la Asociación de mujeres IXMUCANÉ que publiqué, en diciembre del 2004, en la revista Illacrua-

LA ETERNA LUCHA DE LAS MUJERES DE MAÍZ
IXMUCANÉ trabaja para la equidad de género en Guatemala

En el silencio de la noche eterna, los Dioses se reunieron para crear el mundo. Cuando naciera el nuevo día aparecería la luz y, con ella, la existencia; “¡Qué así sea!”- exclamaron- “¡que del vacío nazca la vida!”. Los primeros hombres los construyeron de piedra, pero duros como eran no podían moverse. “No sirven”, acordaron los Dioses. En el segundo intento lo probaron con lodo, pero con la primera lluvia los seres se deshicieron. “No sirven”, exclamaron. Y como dice el dicho, la tercera fue la vencida. “¡Que de maíz sean!”, y así fue. Apareció Ixmucané, la diosa del maíz, y crearon los hombres y mujeres mayas.

La leyenda escrita en el Popol-Vuh – libro nacional de Guatemala- da nombre también a la Asociación Nacional de Mujeres Guatemaltecas IXMUCANÉ.

Refugio: la mujer en el mundo comunitario
IXMUCANÉ nació el 26 de noviembre del 1993, en los campamentos de refugiados de México. 36 años de masacres indiscriminadas habían obligado a miles de guatemaltecos a cruzar la frontera. No fue fácil, la huída; con los militares persiguiéndolos y enterrando en el camino los caídos, las familias cruzaron la selva, viviendo algunos más de dos años bajo los árboles. Detrás dejaban miles de muertos y casas en llamas; delante, un futuro incierto.

En México, el principal objetivo de IXMUCANÉ fue organizar los campos y fomentar la formación de las mujeres en diversos ámbitos. Decenas de mujeres llegaron a ser dirigentes y sus voces se hacían escuchar entre las masculinas. Organizados en cooperativas, los campos de refugiados fueron la universidad de muchas de las que allí vivieron.

En abril del 1995 empezaron a regresar las primeras familias a Guatemala. Unos acuerdos de paz firmados en papel mojado –impunidad para los asesinos y falsas promesas para las víctimas- prometían casas dignas y tierras donde volver a empezar. En vez de esto, los retornados se encontraron con solamente un trozo de selva virgen claramente delimitado que, injustamente, habían de comprar de nuevo y ninguna facilidad para la reconstrucción de sus vidas.

Pero de maíz y con esperanza, los retornados empezaron a construir de nuevo las comunidades.

Desde entonces, IXMUCANÉ sigue trabajando: “La experiencia que, como mujeres, habíamos aprendido en México – dice Seidy Sonsorres, una de las dirigentes- fue la semilla para crear de nuevo sociedades donde la equidad de género y el desarrollo igualitarios fuesen una realidad”. Los objetivos: conseguir una plena participación política, social, económica y cultural de la mujer, tanto a nivel regional como nacional; concienciar a la población de la igualdad de derechos y estimular la participación de la mujer en el nuevo desarrollo comunitario, teniendo en cuenta sus necesidades particulares, sus derechos y sus propuestas. La forma de trabajar: IXMUCANÉ –constituida legalmente y con personalidad jurídica- tiene actualmente más de 650 asociadas, presencia regional y participación a nivel nacional; se estructura en base a una Junta Directiva, que representa a la Asociación, y en Juntas Locales en cada comunidad, que apoyan la implementación de los proyectos.

Seidy considera que lo más importante es conseguir la valoración de la mujer como a igual: “Los proyectos van saliendo, pero la eterna lucha es potenciar la autoestima de las mujeres, –dice- la timidez de muchas es la autodestrucción de sus derechos fundamentales como personas: el derecho a la palabra y al poder asociarse; la timidez es el miedo de las mujeres a ser evaluadas y criticadas; demasiado a menudo son ellas mismas quiénes ponen las barreras”.

Que hablen los géneros
La mayoría de las indígenas son analfabetas, pero con paciencia y voluntad, IXMUCANÉ capacita a las mujeres en temas tan diversos como la violencia intrafamiliar, la participación ciudadana, la igualdad de género y la valoración de los trabajos de la mujer. IXMUCANÉ implementa regularmente actividades informativas y talleres de educación, así como proyectos productivos y de servicio para las mujeres y sus familias; por ejemplo proyectos de cultivos, microcréditos para molinos de nixtamal y construcción de pequeñas tiendas, entre otros.

A pesar de que el proceso es lento y difícil de definir – un camino con demasiados obstáculos que roban las fuerzas a las asociadas- los cambio son notables. Son muchas las mujeres mayas que ahora conocen sus derechos y los hacen valer. Eran mujeres sin palabra para atender al marido y a los hijos; pero a partir de las actividades potenciada por IXMUCANÉ, ahora ya no tiene miedo de hablar y hacer valer sus opiniones.

Analizar el pasado y aprender de los errores es una de las herramientas utilizadas en los talleres: “La memoria es la cuna de identidad de las mujeres del campo y recorrer a la memoria es también un acto de rebeldía” – no se cansan de repetir las dirigentes de la Junta Directiva.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: