desnoticias

un sitio que, sin pretensión alguna, informa de lo que quiere

Salud mental en territorios ocupados: un reto

Posted by mnk en 26 marzo, 2008

El Ministerio de Salud palestino puso en marcha, en el 2004, un plan estratégico con un objetivo muy concreto: dotar todos los distritos de Cisjordania y la Franja de Gaza de servicios de salud mental a nivel primario.

Tina Miñana, de Médicos del Mundo, coordina este servicio en Salfit, Cisjordania. Ella me ha hablado de la presión psicológica que representa vivir en un territorio ocupado.

A continuació, la entrevista que se publicó en La vanguardia.es el 26 de marzo:

El Ministerio de Salud palestino puso en marcha, en el 2004, un plan estratégico con un objetivo muy concreto: dotar todos los distritos de Cisjordania y la Franja de Gaza de servicios de salud mental a nivel primario.

En el marco de este ambicioso plan – que el gobierno palestino prevé alcanzar antes del 2009-, la organización Médicos del Mundo desarrolla en el distrito de Salfit, en Cisjordania, un proyecto de fortalecimiento de la atención en salud mental desde estructuras de atención primaria.

Tina Miñana es, desde octubre del 2006, la responsable de este proyecto así como la coordinadora de Médicos del Mundo en el país. Su función principal es proponer, desde el terreno, la estrategia a seguir. Ella es quien hace el seguimiento operativo del proyecto desde un punto de vista de la gestión y quien promueve nuevas posibles actuaciones en función de las necesidades.

Con el proyecto de salud mental en Salfit, Médicos del Mundo busca potenciar el desarrollo del sistema sanitario público y capacitarlo para hacerse cargo de la detección, el tratamiento y el apoyo a las personas que sufren problemas de salud mental. “Apoyamos tanto con infraestructuras como con apoyo técnico y formación” – cuenta Tina Miñana- “También trabajamos a nivel comunitario, incorporando los recursos de la comunidad en el apoyo a la salud mental, y promovemos la sensibilización de la población para reducir el estigma contra las enfermedades mentales”.

La población beneficiaria del proyecto – estamos hablando de unas 60.000 personas- responde a unas características concretas y vive en una severa situación de conflicto: “No podemos olvidar la presión psicológica que la ocupación ejerce en la población palestina: castigos colectivos, humillaciones, restricción a la movilidad, etc.”. Ante esta situación, Miñana recalca la importancia de invertir en prevención y en facilitar la resilencia, que es la es la capacidad del ser humano de sobreponerse a sus dificultades. “Es una población psicológicamente muy fuerte, yo pierdo los nervios bastante más fácilmente que ellos; viven pérdida tras pérdida pero resisten. Es una situación muy difícil y no se puede negar que tener que convivir con un conflicto agrava la situación de los enfermos mentales”

Sensibilización y prevención psicosocial: dos puntos clave
“En la sociedad palestina la familia tiene un peso muy importante; el individuo es en tanto que forma parte de una familia”. Y esto, cuenta Tina Miñana, tiene dos caras: “Por un lado, tener una familia potente previene enfermedades de salud mental” – la familia da al individuo la estabilidad necesaria para desarrollarse emocionalmente y aprender a tolerar y manejar sus sentimientos – “pero por otro lado, fuerza ciertas condiciones e impide que se puedan tratar ciertos problemas internos”. La persona que sufre, por ejemplo, a causa de una boda pactada no puede hablarlo.

La coordinadora del proyecto no habla, todavía, de resultados concretos; hay que esperar a que lleguen los datos cuantitativos de la evaluación de la primera fase. No obstante, sí constata que la acogida es buena: “En general no encontramos reticencias: si el servicio funciona, la gente acude a él. Pero es un trabajo lento: tenemos que cambiar la actitud de la sociedad hacia la salud mental”.

“Los centros de salud mental que actualmente existen tratan un número de pacientes menor del que cabría esperar, teniendo en cuenta la cantidad de población a la que se dirigen”. Esto, según Tina Miñana, indica dos posibles escenarios: “que existan menos enfermedades de salud mental gracias a la estructura fuerte de la sociedad, apoyada en una familia que actúa como medida preventiva; o que parte de los posibles pacientes no accedan a estos servicios de salud mental a causa del estigma que suelen conllevar estas enfermedades o a causa de las dificultades de movimiento”.

Potenciar el apoyo comunitario y fortalecer la relación entre centro de salud y líderes locales son dos de las claves del éxito para este proyecto. “El distrito de Salfit es muy rural; en prácticamente todos los pueblos hay un centro de salud con una enfermera y un médico que va una vez por semana. Nosotros trabajamos con ellos para que sepan detectar casos de enfermedades mentales y los deriven”.

Y es que vínculo salud-comunidad debe ser permanente. En un país con pocos recursos, hay que prevenir y juntar esfuerzos. “Una paciente que por ejemplo haya detectado el médico del pueblo, hará una terapia ocupacional en el centro de salud mental y luego seguirá trabajando en algún taller de la asociación de mujeres del propio pueblo”. Por eso, recalca Miñana, es tan importante conocer todas las organizaciones locales y sus líderes, para poder trabajar con ellos.

Una población marcada por un conflicto
Los diagnósticos de los pacientes que asisten a los centros de salud mental hacen referencia, mayoritariamente, a neurosis, trastornos derivados del estrés y somáticos (“un 35% de los pacientes”, según la coordinadora del proyecto), y a epilepsias, trastornos orgánicos mentales, retardos mentales o trastornos del comportamiento (otro 35%). “También encontramos trastornos del humor, afectivos – un 12%-, esquizofrenias – otro 12%- y trastornos de personalidad y de abuso de sustancias (en un 6%)”.

“Es una población muy tocada por el conflicto” – cuenta Tina Miñana. Médicos del Mundo prevé, en una última fase del proyecto, crear una vía de intervención rápida en situaciones traumáticas. “De momento, el nivel de habilidades psicológicas del personal que estamos formando es todavía de base. Pero esperamos, pronto, poder actuar en situaciones concretas de conflicto”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: