desnoticias

un sitio que, sin pretensión alguna, informa de lo que quiere

“El Alto es la capital boliviana de la exclusión”

Posted by mnk en 3 marzo, 2008

Me dice Claudio Navarro, médico de profesión y cooperante internacional, que si “La Paz es la capital latinoamericana de la pobreza, El Alto es la capital boliviana de la exclusión”.

A continuación, la entrevista publicada en La Vanguardia.es el 3 de marzo del 2008.

¿Exclusión por racismo? La población de El Alto es mayoritariamente indígena…
Una de las causas de la pobreza en El Alto es la migración reciente. La gente viene del campo buscando mejorar su vida, pero caen en un importante desarraigo cultural y van generando bolsas de exclusión, apartándose del “mundo desarrollado”. ¡Constituyen un gueto de más de un millón de habitantes! Esto es la periferia de La Paz y en la práctica se puede considerar como una enorme favela. Cuando bajamos a La Paz, la gente de la ciudad nos dice “¡tengan cuidado con los índios!”. La actitud del blanco siempre ha sido racista o paternalista; últimamente, además, se añade el miedo ante el aumento de protestas del pueblo aymara, que reivindica su dignidad…

En El Alto, Evo Morales es un líder natural?
Evo es “uno de nosotros”, habla como aymara y de las cosas de los aymara; es un personaje muy carismático que responde a las preguntas de los pobres. Otra cosa es la respuesta que ofrece, pero de momento aquí no hay críticas. Desde que Evo llegó al poder, la situación en El Alto está muy tranquila. Entre 2003 y 2004 sufrimos una situación de casi guerra, pero ahora no tenemos bloqueos ni apenas marchas.

Senkata es la zona más pobre de la ciudad. ¿Cuáles son las principales necesidades de la población?
Las básicas. Necesitamos que no se nos mueran los niños de hambre, que disminuya la desnutrición, que llegue la luz y el agua a las casas, que mejore la atención en salud, que los colegios puedan acoger a todos los niños y que haya profesores, que las mamás y los papás estén en casa… Y mejorar la calidad de vida pasa, estoy convencido, por mejorar las condiciones educativas a través de un proceso que respete profundamente el estilo de vida comunitario aymara.

Y… ¿por dónde se empieza?
El aymara no necesita padres, necesita hermanos que le ofrezcan lo bueno que tengan y reciban lo bueno que ellos tienen, en reciprocidad. Creo que los cooperantes debemos hacer menos y acompañar mas. Ser menos gestores y aprender a mirar con respeto el proceso de dignificación de este pueblo. Por esto dejé la dirección del Centro de Salud, para que no fuera “la obra de Claudio”. Debemos aprender a dar menos plata y dar, a cambio, más tiempo.

Cuando se habla de los aymara siempre se termina hablando de cocaína
La cocaína es un tema propio del mundo campesino aymara que, en mi opinión, se ha sobredimensionado y se ha utilizado como elemento simbólico y mediático; como un elemento “progre” de identificación con ciertos colectivos occidentales que creo que hacen más mal que bien. Debemos respetar la coca como un elemento religioso cultural propio del pueblo, sin hacer demagogia. El boliviano -por lo menos el aymara, que es el que conozco- consume alcohol e inhalantes, que le apartan de un mundo que, en la realidad, ya le excluyó. Necesita anestésicos para superar su dolor, no estimulantes

El alcoholismo sí es un problema importante, entonces…
En el centro de salud hemos puesto en marcha dos programas: uno de alcoholismo y drogas, y otro de terapia familiar. Y de una cosa estoy seguro: ante el machismo, alcoholismo y la violencia intrafamiliar (todos son caras de un mismo problema) el sujeto de intervención no es el hombre, sino la mujer. Podemos trabajar mucho con los hombres, pero mientras la mujer no recupere su dignidad y su autoestima no va a exigirla.

Cierto.
Una anécdota: un día, un turista se compadeció de una mujer y quiso comprarle todo lo que esta tenía para vender. Ella le dijo que no, que comprara sólo una parte, porque si no… ¿qué iba a hacer el resto del día? Aquel turista no sabía que acá, en su sistema de compraventa, casi todos viven al día. Tampoco sabía que muchas de las mujeres pobres prefieren pasar toda la jornada en la calle trabajando y manteniendo redes de relación con sus iguales, antes que volver temprano a casa y encontrarse con el marido borracho y agresivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: