desnoticias

un sitio que, sin pretensión alguna, informa de lo que quiere

“La imagen puede hacer reflexionar incluso al que no quiera voltear a ver”

Posted by mnk en 5 noviembre, 2007

Guatemala empieza hoy a escribir un nuevo capítulo en su historia. El nuevo gobierno, con Álvaro Colom a la cabeza, se enfrenta a muchos retos. Combatir la violencia estructural que sufre el país es, sin duda, uno de los principales desafíos.

Sandra Sebastián es una reconocida fotoperiodista guatemalteca. Su padre, también fotógrafo, le regaló una cámara cuando era una niña y allí se forjó su vocación. Gran parte de su trabajo está dedicado al análisis de esta violencia social que se sufre su país desde el origen de la guerra y todavía hoy.

(A continuación, la entrevista publicada en La Vanguardia el 5/11/2007)

Sandra Sebastián (Ciudad de Guatemala, 1976) combate con sus fotografías la desmemoria histórica que sufre su país. “Una sociedad sin memoria no tiene historia”, afirma, “porque es cuando conocemos el pasado que aprendemos a comprender el presente y a buscar un mejor futuro”. Ha trabajado para dos medios escritos en Guatemala y para algunas agencias internacionales. Sus fotos han sido publicadas en diferentes medios nacionales y extranjeros, y premiadas en más de una ocasión. En 2006 fue galardonada con el ‘All roads photography program award’ que concede National Geographic.

Durante el proceso electoral, medio centenar de políticos de casi todos los partidos han sido asesinados.¿Sigue Guatemala sumida en el conflicto?
En diciembre de 1996 se firmó la paz. Sin embargo, el cese de fuego no se consumió del todo. El fin del conflicto armado trajo consigo otra guerra de síntomas similares: desaparecidos, masacres, ejecuciones extrajudiciales, desplazados, viudas y viudos, huérfanos… Así que, de la violencia política fruto de la crisis económica que dejó el conflicto, pasamos a un tipo de violencia delincuencial y criminal que para muchos estudiosos es más difícil de controlar.

De hecho, actualmente, cada año mueren más de cinco mil personas por muertes violentas; eso son más de catorce asesinatos cada día. Ya no se habla de ‘conflicto armado’ pero la Organización Mundial de la Salud habla de una ‘epidemia de violencia’
En el pasado, la violencia involucró a miles de personas inocentes pero no abarcó la totalidad de la población. Ahora la violencia toca a la puerta de la gran mayoría guatemaltecos. La circulación incontrolada de armas de fuego, el narcotráfico, la delincuencia común, las pandillas, el crimen organizado, y sobre todo la impunidad, sumergen al país en el conflicto. Conflicto que se agrava con la pobreza, la falta de educación y de oportunidades. Además de la no tolerancia y la falta de respeto a la vida.

La fotografía que recibió el premio National Geographic muestra un niño feliz jugando con una pistola. Esta podría ser una representación de esta grave problemática…
Ésta foto la hice durante el desalojo de un asentamiento ilegal en la capital. Héctor y sus hermanos jugaban a los pistoleros. El niño, con la pistola en la mano, era completamente consciente de lo que representaba y el poder y la superioridad que le confería. Es la cultura de las armas, donde no hay consciencia del valor de la vida, donde son niños – el futuro del país- los que las utilizan sin ningún escrúpulo ni consciencia del sufrimiento que éstas ocasionan a diario.

¿Qué debería hacer el nuevo gobierno para terminar con la violencia que sufre el país?
Combatir la impunidad, luchar contra la corrupción y fortalecer el sistema de justicia así como los aparatos de seguridad. Además de abordar la problemática del desempleo, el hambre y la pobreza. Es la violencia, el desempleo y la pobreza lo que afecta a la mayoría de guatemaltecos y esos aspectos y no otros son los que se necesita aliviar.

Usted fotografía, precisamente, todas estas necesidades. ¿Qué persigue con su trabajo?
Considero imprescindible abordar estos temas y documentarlos porque es una manera de desvelarlos y hacer reflexionar sobre como la violencia se ha sumergido en la vida cotidiana de los guatemaltecos, obligándoles a coexistir con ella. Por eso quiero analizar la cultura de violencia y el legado que deja. La violencia no solo se manifiesta en el físico, también se revela en la forma de pensar de la sociedad, en la discriminación (racismo, clasismo, sexismo) y en la aceptación de las desigualdades. La pobreza, junto al hambre, es la base de la violencia silenciosa.
El racismo es una práctica que se ejerce y se sufre en silencio, y negarlo es una forma de prolongarlo.

¿Y cuándo decidió que centraría sus esfuerzos en denunciar esta difícil problemática?
Decidí dedicarme a analizar la cultura de violencia el día que viví un asalto. Estaba cubriendo el caso de una masacre de campesinos en una finca en el interior del país – una masacre que nunca recibió justicia, por cierto, nunca se juzgó a los responsables-; buscaba a una familia que había perdido al hombre, que era quién les mantenía, y cuando viajaba hacia allá en autobús, en la carretera empezó el tiroteo. Murieron cuatro personas. Lo que viví allí reafirmó mi interés en seguir documentando este problema.

La masacre que usted documentaba en ese momento no es el único caso, ni mucho menos, en que los responsables quedaron impunes. ¿Qué papel juega aquí la fotografía?
La fotografía es un documento, una evidencia de lo que fue. Es uno de los medios para registrar y recuperar la memoria de un pueblo. La imagen puede hacer reflexionar incluso al que no quiera voltear a ver. La fotografía hace revivir un instante registrado. A los que vean las imágenes, no les será fácil olvidar la historia de los miles de guatemaltecos masacrados, desparecidos y desplazados durante y después de la guerra.

Recuperar la memoria histórica es una asignatura pendiente
La recuperación de la memoria histórica se ha cobrado la vida de varias de las personas que se atrevieron a buscarla y la encontraron en los testimonios de los sobrevivientes. El trabajo que hicieron estas personas nos permite, ahora, tener conciencia de las consecuencias del conflicto. El respeto al derecho a la verdad y a la justicia garantiza el reconocimiento de la dignidad del individuo. En Guatemala, eso no ocurre; la justicia no se percibe, la impunidad reina -en los crímenes de la guerra y de la posguerra- en una sociedad en donde los asesinos no tienen ninguna razón para detenerse.

Son muchas las personas que trabajan para pedir justicia. Existen documentos para probar los crímenes cometidos y existen fotos como las suyas
Yo he tratado de documentar la cultura de violencia en Guatemala, las consecuencias de este fenómeno. Las imágenes son testimonio de la realidad de la época en la que me tocó vivir. Registran la evolución de la sociedad guatemalteca, sus cambios y transformaciones. Son, además un recurso para el desvelamiento de esta problemática. Documentar las posibles causas de la violencia, así como sus efectos es dejar evidencia de ciertos fragmentos de la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: